REFLEXIÓN DOMINICAL. Columna de JOSÉ CERVANTES

Bautizados y enviados con convicción

20 oct. 2019. JOSÉ CERVANTES

El día de Domund

Este domingo se celebra el día del Domund en toda la Iglesia, con el tema propuesto por el Papa Francisco: “Bautizados y enviados: la Iglesia de Cristo en misión en el mundo”. Es un día especial, dedicado a la misión de la Iglesia y a los misioneros de todo el mundo, que trabajan incansablemente en la propagación de la fe en Jesucristo y tiene como objetivo “renovar el compromiso misionero de la Iglesia, impulsar evangélicamente su misión de anunciar y llevar al mundo la salvación de Jesucristo, muerto y resucitado”.

El Sínodo de la Amazonía en clave misionera

Este año, además, coincide esta jornada con la tercera semana del Sínodo de la Amazonía, que se está llevando a cabo en Roma durante este mes de Octubre y cuyos trabajos empiezan a perfilar un documento final de carácter eminentemente misionero. Esperamos y oramos para que el planteamiento de la ecología integral del Sínodo, orientado al cuidado de la vida en todos los órdenes y dimensiones, abra a una esperanza y a unos compromisos convincentes acerca de las líneas de acción que, desde la justicia divina, hay que tomar en la Iglesia y en la sociedad para salvar la Casa Común que es la hermana madre tierra con toda su riqueza y biodiversidad, particularmente en la región amazónica, para afrontar los diversos procesos aniquiladores de la economía devoradora del capitalismo, para abordar la pluralidad cultural de sus pueblos y desarrollar procesos de evangelización de personas, pueblos y culturas, que conduzcan al encuentro gozoso con Jesucristo, y para revitalizar la misión de la Iglesia, con nuevos ministerios laicales, y especialmente alguno propio de la mujer, que le conceda una gran corresponsabilidad y eficiencia en la evangelización, así como la capacitación de las comunidades eclesiales de base. Con esa orientación misionera y profética se ha destacado bastante la propuesta de la creación de un Observatorio Internacional Eclesial de los derechos humanos.

Día internacional de erradicación de la pobreza

Casi en paralelo con el día variable del Domund, desde 1993 el día 17 de Octubre se celebra en la sociedad civil el Día internacional para la erradicación de la pobreza, instituido por la ONU en 1992. Los objetivos del milenio se proponían reducir la pobreza del mundo a la mitad en el 2015. Pero la gran crisis económica ralentizó los procesos iniciados, y los datos de la pobreza siguen siendo escalofriantes y constituyen el clamor más profundo de esta humanidad en crisis: unos 2500 millones de personas viven hoy en el mundo con menos de dos dólares por día; más de mil millones viven con menos de un euro al día; la desigualdad aumenta en el mundo, pues el 20% de la población mundial ostenta el 90% de las riquezas de la tierra; cada día, 30000 niños de menos de cinco años mueren de hambre y de enfermedades que se podrían haber evitado.

Pobreza absoluta y relativa

Al hablar de la pobreza del mundo hay que considerar tanto la pobreza absoluta como la relativa, pero sin entrar en estos matices se podría decir que la pobreza es la carencia de recursos necesarios para satisfacer las necesidades de una población o de un grupo de personas, que dependen de otros para sobrevivir. Esto se manifiesta en la falta de salud, de vivienda, de ingresos, de empleo, de agricultura estable, de nutrición, de tecnología y de educación. Con este día se pretende que la comunidad internacional tome conciencia y actúe ante el clamor de los hombres, mujeres y niños que padecen el terrible acoso del hambre y las enfermedades.

El Evangelio, palabra trascendental para el cambio del mundo

En este contexto de sensibilización y de toma de conciencia comprometida de las personas, de las instituciones y de los estados por la transformación de este mundo injusto, la Iglesia celebra con el Domund el día de la propagación de la fe, que se nutre del Evangelio para fundamentar los criterios básicos de su aportación al cambio de la situación social del mundo en que vivimos, pues el Evangelio es una palabra trascendental para este cambio.

La sabiduría que conduce a la justicia social y a la salvación

A instancias del apóstol Pablo, la Iglesia debe acudir, como Timoteo, a la Sagrada Escritura para obtener la sabiduría que conduce a la salvación (2 Tim 3,14-4,2) y, a través de ella, enseñar, reprender, corregir y educar, a tiempo y a destiempo, por los senderos de la justicia. El evangelio de este domingo (Lc 18,1-8) habla también de la justicia social. Una viuda, paradigma bíblico, junto a los huérfanos e inmigrantes, de los sectores sociales marginados, reclamaba con insistencia la justicia a la que tenía derecho ante un juez frívolo, descreído e injusto. Éste accedió a su petición aunque sólo fuera por perderla de vista. ¿Cuánto más Dios hará justicia con sus elegidos, que son todas las víctimas de la tierra, los que claman a él día y noche en cualquier lugar del mundo?

Reivindicar la justicia con insistencia y convicción

Desde la perspectiva de la viuda la parábola es una apología de la reivindicación no violenta de la justicia. La reivindicación de la justicia exige motivación, insistencia y convicción profunda. La viuda acudía con perseverancia, con firmeza y tenacidad. La viuda pedía que se hiciera justicia, no reclamaba venganza alguna. La oración cristiana consiste en vivir pidiendo justicia, clamando día y noche desde los oprimidos, con todas las víctimas y por todos los marginados. El padrenuestro es la expresión del deseo comprometido de que se implante la justicia de Dios en este mundo. Es la oración de los que creen en el Reino de Dios, de los que trabajan por él y lo buscan incesantemente.

Oración a Dios y tenacidad ante los poderosos del mundo

Pero ¿ante quién hemos de reivindicar justicia para las víctimas? Sin duda que hemos de hacerlo permanentemente ante Dios mediante la fe y la oración, pero, al mismo tiempo, también hemos de hacerlo ante los poderosos de la tierra por medio de la palabra y de la razón, con insistencia y convicción, sabiendo que rezar no es simplemente pedir, sino insistir en buscar el Reino de Dios y su justicia, según la cual los indigentes heredarán la tierra, los que gimen serán consolados y los hambrientos serán saciados. Jesús, el Hijo del Hombre, ha emitido su sentencia a favor de los pobres, solidarizándose con ellos, sus hermanos, hasta identificarse plenamente con ellos.

Oración insistente por Bolivia

En este domingo tienen lugar en Bolivia las controvertidas elecciones generales a la presidencia del país. Las circunstancias políticas de las mismas suscitan muchas incógnitas pues, como todos saben, son elecciones a las que se presenta también el actual presidente contraviniendo la constitución del estado que él mismo promulgó y el referéndum subsiguiente que también él convocó para cambiarla y cuyo resultado no le permitía presentarse a unas nuevas elecciones en Bolivia. Con todo, con el manejo del poder judicial por parte del poder ejecutivo, las elecciones se van a realizar. Estas irregularidades democráticas cuestionan de antemano la realización, la fiabilidad, las garantías democráticas y los resultados de las mismas. Por eso debemos orar, sobre todo, para que las cosas no empeoren más.

Oración insistente por las gentes de Cataluña

No puedo concluir esta reflexión sin invocar una oración por la situación actual de Cataluña en España, donde la barbarie ha invadido las calles esta semana, con violencia y sin sentido. Los políticos de España y de Cataluña viven, entre la ignorancia y los intereses partidistas, la ceguera de no ver el alcance de los hechos, la mentalidad esquizoide que a veces niega las evidencias y una gran falta de conciencia de la responsabilidad ante lo que sucede. Lamentablemente la situación en Cataluña es caótica, por la miopía independentista y por la incapacidad política de todos los políticos del turno presente. Por eso debemos rezar mucho e insistentemente para que la justicia de Dios se cumpla en esta tierra.

José Cervantes Gabarrón, sacerdote misionero murciano y profesor de Sagrada Escritura

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies