REFLEXIÓN DOMINICAL. Columna de José Cervantes

El clamor de la tierra y el grito de los pobres

3 nov. 2019. JOSÉ CERVANTES

El clamor de la tierra y el grito de los pobres en el Sínodo amazónico

El Sínodo de la Amazonía que concluyó la semana pasada nos dejó un Documento Final extraordinario, que recoge las grandes preocupaciones, reflexiones y propuestas de los 230 padres y madres sinodales, reunidos en Roma durante el mes de octubre, que a su vez llevaban consigo los trabajos y estudios de 87.000 personas de la Amazonía y de sus comunidades indígenas. El documento refleja las ideas matrices de la conversión integral a la que se apela a todos, abarcando las diferentes dimensiones de la conversión: pastoral, cultural, ecológica y sinodal, e integrando en ellas un elenco riquísimo de propuestas de cambios estructurales, que el Papa Francisco ha de estudiar y valorar hasta publicar con toda probabilidad, como es habitual tras cada Sínodo, una Exhortación Apostólica que posibilite la puesta en marcha de las líneas de acción y de las concreciones, que a la luz del Espíritu, han de afrontar los desafíos de la Iglesia actual desde la Amazonía y para el mundo. En los primeros números de este Documento Final aparece como preocupación radical del Sínodo “el clamor de la tierra y el grito de los pobres”, epígrafe de los números 10-15 de dicho texto.

La prioridad de los pobres en el Evangelio de Lucas

El Evangelio de este domingo nos ofrece también una página singular y exclusiva del tercer Evangelio, que también es de lo más representativo de su teología. Es la escena del encuentro de Jesús con Zaqueo (Lc 19,1-10), ese hombre pequeño y rico que, a partir de dicho encuentro, experimentó la salvación con todas sus consecuencias. Prácticamente al final del camino hasta Jerusalén, en Jericó, Lucas recapitula en este momento singular de la trayectoria de Jesús, todos los elementos esenciales de su Evangelio: la prioridad de los pobres, de los marginados y excluidos, la misericordia entrañable de Dios que a través de Jesús no da a nadie por perdido, el alcance universal de la salvación, la alegría extraordinaria por el encuentro con Jesús, la llamada urgente de la conversión y la radicalidad de la experiencia de la salvación.

Acarreo de agua en un asentamiento en Pernambuco, Brasil. Foto: ALEJANDRO ARIGON / IPS
El encuentro transformador de Zaqueo con Jesús

Después de la llamada frustrada al seguimiento realizada por Jesús a aquel rico que tenía muchas posesiones y tras reiterar la enorme dificultad de los enriquecidos para encontrar la salvación (Lc 18,18-26; cf. 16,19-31) Lucas presenta a Zaqueo como ejemplo positivo de actuación por parte de los ricos. A ningún rico se le cierra la puerta de la salvación, pero ésta sólo se experimenta, cuando a través del encuentro con Jesús se produce un cambio efectivo de actitud y de comportamiento por parte de los que acaparan las riquezas. El verdadero encuentro personal con Jesús debe ser deseado, buscado y acogido con gozo por parte de los enriquecidos. A partir de ese encuentro se produce ya en el tiempo presente la auténtica salvación. La intervención de Zaqueo tiene dos verbos en presente: “doy mis bienes a los pobres” y “si algo estafé a alguien le devuelvo el cuádruplo”. Es un presente incoativo, que expresa el comienzo de una nueva conducta por parte de aquel que antes era rico, que había estafado, que era considerado como un pecador y del que Jesús da a entender que estaba perdido.

El cambio radical se verifica en la atención a los pobres

Está muy claro en el evangelio que lo que tienen que hacer los ricos es cambiar radicalmente. La novedad del Evangelio, que no nace de ninguna normativa precedente, es lo que Zaqueo realiza al dar la mitad de los bienes a los pobres y al poner en práctica algo de lo prescrito en el Antiguo Testamento (cfr. Ex 21,37; 2 Sam 12,6) acerca de lo robado y devolver cuatro veces más a los que ha estafado en su gestión económica. Ese comportamiento de cambio radical en la atención a los pobres tiene el mismo efecto que la fe. De igual modo que la fe conduce a la salvación al leproso y al ciego que habían sido curados (Lc 17,19; 18,42), tras la acogida personal a Jesús por parte de Zaqueo, éste experimentó la salvación proclamada por el Señor cuando cambió de mirada, de perspectiva y de rumbo en la consideración de los pobres como destinatarios de los bienes de que carecen.

El rico Zaqueo experimenta aquí y ahora su salvación

La última frase de Jesús es el colofón de todo su mensaje, pues recapitula todo el contenido del Evangelio de Lucas en una sentencia única: “El Hijo del Hombre vino a buscar y salvar lo perdido” (Lc 19,10). Jesús desborda la expectativa de Zaqueo que sólo quería identificar a Jesús. Sin embargo fue el Señor quien lo identificó a él, llamándolo por su nombre y ganándose toda su atención. A partir de ahí es Jesús quien interviene indicándole sólo dos nuevas realidades marcadas con el adverbio “hoy”. La primera es que Jesús se queda en su casa, la segunda es que la salvación aconteció en su casa. Ambas están íntimamente unidas. A la palabra de Jesús él responde dándole acogida muy gozoso. Jesús no indica nada acerca de lo que tiene que hacer Zaqueo sobre su conversión, pero es que Lucas ya lo había recordado en los textos anteriores. El que era rico también en la parábola de Lázaro, debía haber escuchado a Moisés y a los profetas, y esto es exactamente lo que hace Zaqueo, tomando conciencia de lo que debe hacer, incluso superando lo dicho en Num 5,6-7, que sólo prescribía un recargo del veinte por ciento. Cuando se cumple la palabra y se interpreta en su espíritu, más allá de lo literal, entonces acontece la salvación.

Los pobres son lugar de salvación

Para Lucas Jesús no es sólo el que vino a predicar el Reino de Dios (Lc 4,43) ni a cumplir la profecía de Is 61,1-3 (Lc 4,18-19) sino el que ha venido a actuar como pastor de su pueblo (cf. Ez 34,6.12.16). Jesús es el Salvador. Jesús ha venido a salvar lo perdido. Así como la dracma, la oveja y el hijo pródigo estaban perdidos, también este rico estaba perdido. Al quedarse Jesús con Zaqueo, con la mera presencia de Jesús en su vida y en su casa, Zaqueo empezó a reorientar su vida hacia los pobres. Y así comenzó a vivir la salvación. Y es que los pobres son lugar de salvación, ellos son lugar teológico por antonomasia. Esto fue puesto de relieve de forma magistral por el teólogo vasco Javier Vitoria parafraseando, con la fórmula “fuera de los pobres no hay salvación”, aquella otra expresión de gran resonancia tradicional de Orígenes y Cipriano: “fuera de la iglesia no hay salvación”.

La opción preferencial y evangélica por los pobres

Esa misma orientación teológica constituye una dimensión esencial de la fe cristiana, precisamente la que está a la base de la “opción preferencial y evangélica por los pobres” vigente en la iglesia actual, proclamada en el Documento de Aparecida, del CELAM en Latinoamérica, y ratificada en toda su profundidad por Benedicto XVI, que la vinculó a la fe cristológica, como algo inherente a la misma. El papa Francisco la evoca continuamente y de muchas maneras. Bástenos recordar lo que dice en la Evangelii Gaudium, nº 198: “para la Iglesia la opción por los pobres es una categoría teológica antes que cultural, sociológica, política o filosófica”. Esta opción es entendida como “una forma especial de primacía en el ejercicio de la caridad cristiana, de la cual da testimonio toda la tradición de la Iglesia”. Creo que esta prioridad por los pobres está llamada a ser un mensaje de salvación en el mundo actual y el principal criterio de transformación de las estructuras sociales e injustas de la tierra en el marco de la gran crisis actual. Un ejemplo más de ello nos lo da el reciente Sínodo de la Amazonía, cuyas palabras sobre los pobres hemos reflejado en el título de esta reflexión.

Jesús viene a buscar a los perdidos del mundo

A través de su Evangelio también hoy Jesús viene a buscar y a salvar a los perdidos de este mundo. Si acogemos a Jesús como hizo Zaqueo y orientamos nuestra vida hacia los pobres y escuchamos sus gritos y el clamor de nuestra tierra, toda nuestra vida cambiará y encontraremos la alegría y la salvación.

José Cervantes Gabarrón, sacerdote misionero murciano y profesor de Sagrada Escritura

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies